jueves, 11 de abril de 2013

REMEDIO PARA EL REFLUJO GASTROESOFÁGICO I

La mayoría de personas ha sufrido, en alguna ocasión, de ardor y acidez estomacal. Sin embargo, sólo cuando sube este ácido por el esófago, el tubo muscular que conecta la garganta y el estómago, es... que se presenta el reflujo gastroesofágico. Esta situación es causada por el mal funcionamiento de la válvula muscular localizada en la parte inferior del esófago (llamada esfínter esofágico inferior). Éste tiene como fin mantener la comida y los líquidos en el estómago, pero cuando no cierra del todo, provoca que éstos junto con los ácidos responsables de la digestión asciendan hacia el esófago. Es importante observar que algunas personas que padecen de reflujo tienen hernia hiatal. Con este padecimiento, la porción superior del estómago se mueve hacia el pecho a través de una abertura en el diafragma, la banda muscular que separa el pecho y el estómago. Una hernia hiatal afecta el funcionamiento del esfínter esofágico inferior y permite que el ácido y otros contenidos del estómago suban por el esófago, lo que causa reflujo. Algunos síntomas comunes de reflujo son: Acidez, fuerte sensación en pecho y abdomen iuego de comer, acostarse o inclinarse Dolor tan fuerte en el pecho que puede pensar que tiene un ataque cardíaco Ardor de garganta, opresión, dolor o ronquera (en especial al despertar) Remedio para el reflujo: Mezclar 1 cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso de agua a temperatura ambiente y tomar a la primera señal de dolor ardiente. Debido a que el bicarbonato de sodio contiene mucha sal, no se recomienda su uso en caso de hipertensión o retención de líquidos. Igualmente, su uso prolongado y excesivo puede provocar estreñimiento o cálculos renales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada