martes, 19 de marzo de 2013

REMEDIOS PARA LAS QUEMADURAS I

La primera acción que se debe realizar, frente a una quemadura pequeña (de menos de dos centímetros de diámetro en niños, o de menos de cuatro centímetros en adultos), es lavar ésta con mucha agua fría (entre 15 y 30 minutos o hasta que cese la sensación) y luego usar compresas frías o colocar la zona en un tazón de agua fría. Es importante sólo usar agua fría y no hielo, ya que éste restringe el flujo de la sangre. Si se trata de una quemadura mayor (de más de dos centímetros de diámetro en niños y más grande de cuatro centímetros en adultos o que esté carbonizada y de color blanco o cremoso o que involucre órganos internos), debe recibir de inmediato asistencia médica. En el caso de las quemaduras pequeñas, existen varios remedios caseros que se pueden emplear: Remedio para las quemaduras No. 1: Cortar un pedazo de una hoja fresca de aloe vera o sábila, aplicar directamente su pulpa sobre la zona afectada o, si se prefiere, mediante una gasa. La sábila tiene una acción analgésica que mejorará la lesión y, además, facilitará su cicatrización. Remedio para las quemaduras No. 2: Limpiar, pelar y cortar media papa en láminas. Luego, dejar enfriar en el congelador. Aplastar con el tenedor hasta formar una pasta que se pondrá sobre la quemadura con la ayuda de una venda. Cambiar tres veces al día. Remedio para las quemaduras No. 3: Aplicar una capa generosa de miel sobre la quemadura. La miel ejerce efecto analgésico y antibacterial. Remedio para las quemaduras No. 4: Extender aceite de oliva sobre la zona quemada, y luego rociar por encima un poco de sal marina. Al principio, se sentirá cierto ardor, pero merece la pena, ya que evita la aparición de la molesta ampolla. Finalmente, proteger con una gasa y esparadrapo. Remedio para las quemaduras No. 5: Aplicar yogur natural sobre las quemaduras pequeñas, ya que favorece su cicatrización y su curación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada